Proteger el planeta. Restaurar la Tierra. Involucrar a la gente

Probablemente, en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, no hay mayor problema vinculado a la tierra que este que afecta a todos: degradación de tierras y desertificación. Desde los alimentos que comemos, la ropa que usamos y las casas en que vivimos, todo se deriva de los recursos de tierras. Con el fin de "dejar a nadie atrás", como proclaman los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible, alcanzar la Neutralidad de la Degradación del Suelo (LDN) tiene que estar en la vanguardia para satisfacer nuestras necesidades y desarrollar sostenibilidad.

Este Día Mundial de Lucha contra la Desertificación (#1016WDCD) defiende de la importancia de la cooperación integradora para restaurar y rehabilitar tierras degradadas, contribuyendo al logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (#SDG).

La tierra ha sido un componente importante en el desarrollo sostenible. Ahora, vemos la tierra como un enlace vital para proporcionar soluciones que nos permitan hacer frente a muchos otros problemas del desarrollo, como el Cambio Climático, agua segura y recursos energéticos, promoción del crecimiento incluyente, y así sucesivamente.

En esta ocasión Fundación Agreste participa en una de las campañas mundiales desarrollada por la Secretaría de la Convención de Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (UNCCD), involucrando a la gente, a través de selfies de nuestros referentes en el interior de Argentina y de organizaciones amigas en diferentes partes del mundo.

También realizamos charlas-talleres en escuelas invitando a los alumnos a proponer acciones para cuidar el planeta y colorear el logo de la camapaña anual por el Día Mundial de la Lucha contra la Desertificación. 

WDCD 2016

,

Montañas y Cambio Climático - Petición Internacional

Preparándonos para el Vigésimo Primer período de sesiones de la Conferencia de las Partes (COP21) de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC), que tendrá lugar en París del 30 de noviembre al 11 de diciembre, la Alianza para las Montañas (Mountain Partnership) se propone impulsar la firma de una petición para que los delegados que participan de la COP centren su atención en el severo impacto del Cambio Climático en las poblaciones y áreas de montañas, a fin de que estas cuestiones sean adecuadamente incluidas en las negociaciones

La firma de la Petición es individual y se realiza sobre el documento original en inglés directamente en el sitio web change.org; se busca obtener un mínimo de 5.000 firmas para que la petición sea presentada por la Delegación Italiana durante la COP21. Fecha Límite: 29 de Noviembre de 2015

Petición Internacional sobre Ecosistemas y Pueblos de Montaña afectados por el Cambio Climático

Los firmantes, 

Coordinados por la Alianza para las Montañas invitamos por este medio a la 21° sesión de la Conferencia de las Partes de la Convención Marco sobre Cambio Climático, a poner especial atención a los impactos del cambio climático en las regiones de montaña y comunidades humanas que de ellas dependen. 

Los firmantes, 

Reconocemos la importancia global de las áreas de montaña como proveedoras de agua, hospederas de cultura y diversidad biológica, y fuentes de productos esenciales para la humanidad en su conjunto; y como lugares de gran relevancia espiritual, recreativo, turístico e histórico.

Recordamos que las montañas son a menudo ecosistemas frágiles y fácilmente dañados, como se indica en el Programa 21 y en el documento final de Río+20, El Futuro que Queremos, y necesitan inversiones específicas y la debida atención política.

Reconocemos que las comunidades de montaña han desarrollado técnicas tradicionales y conocimientos que podrían ser altamente valiosos en la adaptación al cambio climático y para la construcción de resiliencia.

Reconocemos el papel clave que desempeñan las mujeres de montaña como custodias de tradiciones y promotoras de innovaciones y desarrollo. 

Reconocemos que las áreas de montaña son canastas de alimentos tanto para los habitantes de las montañas como de las comunidades en tierras bajas, pero que el cambio climático está amenazando la capacidad de las montañas para continuar brindando estos servicios y funciones.

Destacamos que el cambio climático en muchas áreas de montaña está avanzando más rápido que en otras partes del mundo, creando alta preocupación por: 

  • los medios de vida de los pueblos de montaña y la seguridad de las comunidades locales y visitantes, debido a los cambios en las precipitaciones, el aumento del número de eventos extremos, el derretimiento del permafrost, la destrucción de los bosques necesarios para la protección contra avalanchas y para la estabilización de laderas; 
  • el rápido derretimiento de glaciares y significativa reducción de la cubierta de nieve en muchas partes del mundo están amenazando las fuentes de agua vitales, especialmente durante las estaciones secas, con efectos devastadores para las comunidades locales y las poblaciones aguas abajo, afectando la seguridad alimentaria regional y el desarrollo económico; y
  • la pérdida de biodiversidad, como plantas y animales especializados de montaña que son muy sensibles y vulnerables a condiciones cambiantes. 

Animamos a todos gobiernos y otros actores relevantes internacionales, regionales y nacionales a tomar medidas urgentes para mejorar las vidas y el sustento de los pueblos de montaña y salvaguardar los ecosistemas de montaña mediante la promoción de medidas de adaptación, inversiones y políticas específicas, así como promover una mejor compresión de los impactos del cambio climático en las zonas de montaña. 

Convocamos a la integración de los sistemas de conocimientos tradicionales indígenas de las montañas cuando se conciban estrategias de adaptación al cambio climático. 

Resaltamos la necesidad de especificar que las montañas están entre los ecosistemas frágiles a los que se refiere en el texto del Acuerdo UNFCCC-COP 21, en reconocimiento de su alta susceptibilidad al cambio climático y el impacto asociado al flujo de servicios eco sistémicos que son vitales para toda la humanidad, y 

Solicitamos que las montañas estén debidamente incluidas en las negociaciones sobre cambio climático, y en las políticas de adaptación y mitigación.

FIRMA AQUÍ

Esta es una traducción no oficial del documento On-Line Petition realizada por Fundación Agreste.

,

Jornada sobre desertificación en escuelas de Paso Grande

El 17 de Junio, Fundación Agreste junto a Revista Ambiente de Chic@s y el Proyecto Trinacional “Manejo Sustentable de Bosques en el Ecosistema Transfronterizo del Gran Chaco Americano”, realizaron cinco talleres en escuelas de Paso Grande, departamento San Martín de la Provincia de San Luis

Los talleres, realizados en el marco del Día Mundial de la Lucha contra la Desertificación, celebrado cada 17 de junio, se suman a las actividades que Fundación Agreste realiza en la Coordinación del Sitio Piloto Paso Grande del Observatorio Nacional de Degradación de Tierras y Desertificación (ONDTyD)

Durante la jornada se visitó la Escuela N° 104 Domingo Faustino Sarmiento, en la zona urbana de de la Localidad de Paso Grande. Durante las primeras horas, alumnos y docentes de 1°, 2° y 3° año del Segundo Ciclo (nivel de educación secundario) y los alumnos de 5° y 6° del Primer Ciclo (nivel de educación primario) compartieron y construyeron conocimientos en torno a los mitos tradicionales del Gran Chaco Americano, completando a partir de ello las siluetas e historias presentes en la Revista Ambiente de Chic@s Gran Chaco Americano a través de diferentes técnicas de las artes plásticas. 

A partir de media mañana, alumnos y docentes de 2°, 3° y 4° grado del Primer Ciclo conocieron y reconocieron la fauna nativa, completando con coloridos dibujos y nombres, y relacionando la fauna local a través de las biografías del "Faunabook" de la Revista Ambiente de Chic@s Biodiversidad. Finalmente, los alumnos de 1° grado del Primer Ciclo y del Jardín de Infantes, disfrutaron de una de las fabulosas historias de “El Monte era una Fiesta” de Gustavo Roldán, a partir de la que dibujaron sus animales favoritos trepados en los árboles. 

Por la tarde, se visitó la Escuela N° 178 Juan Inés Pedernera del Paraje Potrerillos, donde estudiantes, padres y docentes compartieron la creación de diferentes obras artísticas reflejando el intercambio de experiencias y la construcción colectiva de conocimientos en dos talleres simultáneos llenos de charlas, color y creatividad. 

La experiencia, que sumó más de 150 participantes entre docentes, estudiantes y padres, se extiende también a la comunidad en la práctica diaria de desarrollar proyectos compartidos, sumando también a la Biblioteca Popular de Paso Grande donde se entregaron materiales para consulta de toda la población. 

La Revista Ambiente de Chic@s está narrada en forma multidisciplinaria, buscando brindar herramientas para que cada participante pueda hacer una lectura de su realidad y sus necesidades y, a partir de ello, pensar actividades para realizar en la comunidad. Desde el enfoque de la complejidad, para entender que Somos Ambiente, y partiendo de que tod@s l@s participantes tienen algún conocimiento previo para poner en juego, se plantean debates constructivos que permiten aprender, construir y apropiar conocimientos desde el disfrute y la experimentación colectiva.

El último número de la Revista forma parte de la estrategia de educación del Proyecto Trinacional “Manejo Sustentable de Bosques en el Ecosistema Transfronterizo del Gran Chaco Americano”, que tiene como objetivo principal revertir la tendencia de degradación de tierras y bosques mediante el apoyo a la gestión sustentable de tierras en el medio productivo, por lo que busca no solo conocer, sino reconocer y dar valor a la región del Gran Chaco Americano.

Fundación Agreste es la entidad coordinadora del Sitio Piloto del Observatorio Nacional de Degradación de Tierras y Desertificación que abarca el área de la localidad de Paso Grande, ubicado en el extremo sur del Gran Chaco Americano comprendiendo un sector de la subregión Chaco Seco o Chaco Serrano.

Gracias al esfuerzo articulado de Fundación Agreste, Revista Ambiente de Chic@s y el Proyecto Trinacional “Manejo Sustentable de Bosques en el Ecosistema Transfronterizo del Gran Chaco Americano”, junto a la Dirección de Conservación de Suelos y Lucha contra la Desertificación dependiente de la Subsecretaría de Planificación y Política Ambiental de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, se logró la realización de estos cinco talleres participativos contribuyendo a la visión compartida para fortalecer la sensibilización, educación y difusión que impulsen iniciativas locales participativas hacia el manejo sostenible de tierras y la producción sostenible el Gran Chaco Americano. 

 

Por Fundación Agreste
Publicado: 24 de Junio de 2015

,

Las tierras degradadas amenazan nuestra seguridad

17 junio, Milan - De acuerdo con la Sra. Monique Barbut, Secretaria Ejecutiva de la Convención de Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación, la degradación de la tierra es una amenaza global a la seguridad. Así lo dijo hoy durante la celebración del Día Mundial de lucha contra la Desertificación en la EXPO de Milán, Italia.

Dado que la degradación de la tierra es un vector clave en la migración en el Sahel, y que la radicalización de la juventud en áreas con tierras severamente degradadas no es una coincidencia, Barbut, abogó por una acción internacional conjunta para reforzar la seguridad alimentaria y crear empleo juvenil

“Cuando la degradación de la tierra amenaza seriamente la supervivencia de las personas, ésta puede incluso convertirse en una cuestión de seguridad. Los datos de 2007 reflejan que el 80% de los principales conflictos armados que afectan a la sociedad ocurrieron en ecosistemas secos”, afirmó la Sra. Barbut.

Pero no está predestinado. “Las prácticas de Gestión Sostenible de la Tierra llevadas a cabo en partes de Burkina Faso han producido un incremento de las cosechas de hasta cuatro veces. La capa freática aumentó en cerca de 10 metros en la región de Maradi de Níger y en la meseta de Loess, en China, la producción de grano casi se duplicó”, enfatizó Barbut. 

El Secretario General de Naciones Unidad, Ban Ki-moon, también quiso subrayar la conexión entre la degradación de la tierra y la inseguridad, teniendo en cuenta que debilita los Derechos Humanos, incluido el derecho al alimento y al agua

“Es posible un mundo en el que todos los derechos a la alimentación, el agua y la seguridad humana estén garantizados. Pero debemos cambiar de rumbo y empezar a asegurar cada hectárea de tierra que pueda proporcionar alimentos o agua dulce. La tierra es un recurso renovable pero solo si invertimos en la neutralización de la degradación de las tierras, que constituye una propuesta de los Estados Miembros de las Naciones Unidas para la Agenda para el Desarrollo después de 2015. Debemos evitar la degradación de más tierras y, al mismo tiempo, rehabilitar todas las tierras degradadas que podamos. Entonces, también podremos adoptar medidas rápidas para controlar el cambio climático”, dijo el Secretario General Ban Ki-moon.

Sólo 7.800 millones de hectáreas de tierra en todo el mundo son aptas para la producción de alimentos. Alrededor de 2.000 millones de hectáreas están ya degradadas y, de éstas, 500 han sido totalmente abandonadas. La fertilidad de estas tierras podría ser restaurada para futuros usos. Entre 1983 y 2005, por ejemplo, sólo el 16% de las tierras degradadas había sido rehabilitado. La mayoría, en la región del Sahel. 

Dado que el 99,7% de las calorías que consumimos provienen de la tierra, su degradación es una amenaza para nuestra seguridad alimentaria. Pero sus efectos son especialmente duros para los más pobres, quienes realmente dependen de la tierra para sobrevivir (alimento, empleo y agua). Cuando sus tierras ya no pueden producir más, tienen pocas alternativas aparte de migrar o luchar por lo poco que les queda. 

El Sr. Giampaolo Cantini, Director-General para la Cooperación al Desarrollo de Italia, dijo que el país “siendo a la vez donante y afectado en el marco de la Convención y como país que sirve de puente entre las orillas norte y sur del Mediterráneo, está experimentando directamente todas las implicaciones de los suelos no sanos – productividad, estabilidad, movimientos forzosos de población. Pero Italia se centra también en el valor de la protección de los suelos y en la recuperación como un instrumento de empoderamiento, paz y estabilidad para muchos y como un camino hacia la recuperación medioambiental general.”

“Las modificaciones medioambientales influencian nuestras oportunidades para un desarrollo justo y organizado – condiciones básicas para la paz y la estabilidad – cuando disminuyen o cambian la posición de los servicios ecosistémicos esenciales para poder obtener el sustento de las tierras”, añadió el Sr. Cantini.

Los efectos de la degradación de la tierra no se manifiestan únicamente en África. En México, por ejemplo, más de 700.000 personas migran cada año de las tierras secas. La degradación de la tierra podría llevar a la migración de 135 millones de personas hasta el 2045, segúnun reciente estudio del de Ministerio de Defensa del Reino Unido. 

A pesar de todo, los emigrantes pueden ser parte de la solución, especialmente cuando se invierten sus esfuerzos en mejorar las tierras en las que confían una mayoría de sus familias para conseguir alimentos, agua y trabajo.

Aquéllos que emigraron a Francia, dejando atrás la lucha contra las sequías en el valle del río Senegal en los 70, han invertido sus remesas en más de 200 proyectos de desarrollo en sus comunidades (escuelas, centros de salud, sistemas de agua y caminos). De hecho, todos los proyectos acuíferos en el valle se han beneficiado de las remesas migratorias. 

Los beneficios de salud y sociales de estas inversiones han sido significativos. Y lo que es más: el coste de rehabilitar la tierra en proceso de degradación es muy inferior al coste que estamos pagando actualmente por políticas de migraciones propiciadas por conflictos por los recursos.

Por ejemplo: según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, el sistema Vallerani -tecnología mecanizada inspirada en prácticas tradicionales- ha ayudado a restaurar más de 50.000 hectáreas de sistemas silvopastorales con acacia en Burkina Faso, Senegal y Níger. La producción de cosecha de goma arábica, caucho, resina y forraje ha aumentado. 

El gobierno de Níger ha desarrollado “Zonas de Modernización del Pastoreo” que se fundamentan en la idea del semipastoreo. El resultado es que las áreas de pastoreo han sido utilizadas de manera más equilibrada y el sobrepastoreo ha decrecido entre un 30 y un 45% desde 1990. Ninguno de estos proyectos relacionados con el suelo de tan alto impacto ha resultado costoso. 

"Estos éxitos demuestran que los retos relacionados con la degradación de las tierras y la desertificación no son insuperables”, dijo la Directora General Adjunta de la FAO, Maria Helena Semedo, y añadió que la FAO había intensificado recientemente la lucha contra la desertificación con socios como la Unión Europea y el Grupo de Estados de África, el Caribe y el Pacífico.

“Mediante una serie de acciones decididas e inversiones en la gestión sostenible de la tierra se puede aumentar la seguridad alimentaria, mejorar los medios de vida y ayudar a la población rural a adaptarse al cambio climático," ella subrayó.

La rehabilitación de la meseta Loess, en China, es uno de los proyectos del Banco Mundial más aplaudidos, por haber rescatado de la pobreza a 2,5 millones de personas y restaurado 50,000 hectáreas de tierra degradada. 

“El Banco Mundial se ha comprometido con esfuerzos convenidos en todo el mundo para evitar una pérdida mayor y proteger el sustento de aquellas personas cuyos trabajos y subsistencia dependan en más medida de los recursos naturales”, dijo Paola Agostini, Directora Internacional de Paisajes y Coordinadora de TerrAfrica en el Banco Mundial. 

La Sra. Agostini se refirió especialmente al informe “New Climate Economy”, que estima que la restauración de tan solo 350 millones de hectáreas de tierras degradadas podría ofrecer producción agrícola y recursos de la tierra por un valor de 170.000 millones de dólares de los EE.UU cada año, además de ayudar a la mitigación del cambio climático. 

Para conmemorar el Día Mundial de la Lucha contra la Desertificación, Barbut urgió a los países a poner la tierra y su gestión sostenible entre las principales prioridades nacionales. Aseguró que la Convención está “trabajando en el objetivo de la Degradación Neutra de la Tierra para promover acciones que nos permitan a todos, como comunidad global, a alcanzar un punto en el que no perdamos más tierra fértil de la que recuperamos”.

El Día Mundial de Lucha contra la Desertificación es celebrado en todos los países del mundo para concienciar a la ciudadanía de los problemas y soluciones de la degradación de la tierra –llamada “desertificación” cuando se da en las zonas secas más vulnerables del mundo–.

Al evento de conmemoración de este Día en Expo Milano acudieron oficiales de gobierno del más alto nivel y directores de organizaciones internacionales. Fue organizado de manera conjunta por el Gobierno de Italia, el Mecanismo Mundial de la CLD y la Secretaría de la CLD y el Banco Mundial/TerrAfrica con el apoyo del equipo de las Naciones Unidas de la EXPO.

 

Por Fundación Agreste
Publicado: 19 de Junio de 2015
Traducción oficial - Comunicado de Prensa UNCCD

,

Celebramos nuestros 22 años, 18 de Junio de 2015

Fundación Agreste, somos un equipo de personas conscientes y comprometidas que participa desde 1993 en diversas actividades orientadas al Desarrollo Sostenible comprendiendo desde un amplio enfoque la complejidad del vínculo entre el ambiente y la calidad de vida de la humanidad. 

Durante estos 22 años dedicamos múltiples esfuerzos a la educación, sensbilización y difusión de temáticas tan trascendentes y complejas como Desertificación, Degradación de Tierras y Cambio Climático

Hemos transitado activamente las diversas y, muchas veces extremadamente difíciles y dramáticas situaciones sociales y económicas que ha atravesado la Argentina, acompañando a las comunidades más desfavorecidas y creando vínculos con empresas del sector privado que, desde su responsabilidad y compromiso social, han realizado valiosos aportes para sembrar las posibilidades y ayudar a las comunidades a hallar oportunidades para salir adelante. 

También dedicamos considerables esfuerzos en la construcción y consolidación de espacios participativos orientados a fortalecer la participación genuina de la Sociedad Civil, promoviendo el acceso a la información ambiental, y en diversas áreas, en particular las orientadas a conservar y promover el uso sostenible de recursos naturales y ecosistemas frágiles, como las Montañas, las Tierras Secas y los Humedales.

A través de la participación en diversos espacios nacionales e internacionales, promovemos la apropiación consciente de conceptos globales orientados a promover prácticas institucionales, como Gestión Integrada de Recursos Hídricos, Desarrollo Sostenible de Montañas, Manejo Sostenible y Restauración de Tierras, entre otros.

Valoramos fuertemente la articulación con instituciones públicas y privadas, acompañando proyectos, programas e iniciativas para la promoción de acciones en territorio, entre ellos, a en la Coordinación de uno de los Sitios Piloto del Observatorio Nacional de Degradación de Tierras y Desertificación, integrado por diversos organismos del Estado Nacional, Institutos y Universidades. 

En estos 22 años el trabajo ha sido intensos, muchos colaboradores, amigos, compañeros, familia, han tenido que partir, para iluminar y seguir acompañándonos desde otro plano; muchos también son los que acompañan con más fuerza que nunca, renovando en cada actividad, en cada acción, en cada publicación, todas las energías y esperanzas, que son el combustible para seguir en nuestra incesante marcha.

Como en cada día, y renovando el compromiso, nuestro agradecimiento a todos quienes nos apoyan!! 

A seguir en acción!!

 

 

Por Fundación Agreste
Publicado: 18 de Junio de 2015

,

« Anteriores